logo

Código de ética de ICMA

Los agremiados a ICMA se adhieren a los principios de nuestro Código de Ética, adoptado en 1924, como una condición de socios y acuerdan sujetarse a la revisión de su conducta por sus pares (colegas) de conformidad con los procedimientos establecidos.

El Código de Ética, enmendado por los socios en 1998 para reflejar los cambios de la profesión, incluye lineamientos para asistir a los agremiados en la aplicación de los principios del Código. Los lineamientos fueron adoptados por la Junta Directiva de ICMA en 1972 y recientemente revisados en septiembre de 2002.

Aquellos agremiados que tengan dudas ó preguntas sobre ética o la aplicabilidad del Código ponerse en contacto:

En ingles: con Martha L. Perego (202) 962-3668 {EEUU} ó mperego@icma.org; óElizabeth Kellar en (202) 962-3611 {EEUU} ó ekellar@icma.org.

En español: con Octavio E. Chávez (52/33) 3126-5690 {México} óochavez@icma.org; ó Elizabeth Kellar en (202) 962-3611{EEUU} óekellar@icma.org.

Aquí puedes descargar la versión del Código de Ética de ICMA con sus lineamientos. 

Los propósitos de ICMA son mejorar la calidad del gobierno local y apoyar y ayudar a los gerentes locales profesionales en los Estados Unidos y otros países. Para promover estos objetivos, ciertos principios, que se hacen cumplir bajo las Reglas de Procedimientos, deberán gobernar la conducta de cada miembro de ICMA, quienes deberán:

Principio I

Dedicarse a los conceptos del gobierno local eficaz y democrático por medio de los oficiales elegidos en forma responsable y considerar que la administración general profesional es esencial para el logro de este objetivo.

Principio II

Asegurar la dignidad y el valor de los servicios prestados por el gobierno y mantener una actitud constructiva, creativa y práctica hacia los asuntos del gobierno local, así como un sentido profundo de responsabilidad social como un funcionario público de confianza.

Principio III

Dedicarse a los ideales más altos de honor e integridad en todas las relaciones públicas y personales, con el fin de que el miembro pueda merecer el respeto y la confianza de los funcionarios electos, de los demás funcionarios, de los empleados y del público.

Principio IV

Reconocer que la función principal del gobierno local en todo momento es buscar el mayor beneficio de todas las personas.

Principio V

Presentarles a los oficiales electos proposiciones sobre las políticas; proporcionarles la información y los consejos sobre los asuntos de la política como una base para tomar decisiones y establecer las metas de la comunidad; así como mantener e implementar las políticas del gobierno local adoptadas por los funcionarios electos.

Principio VI

Reconocer que los representantes electos por el pueblo tienen el derecho del crédito por el establecimiento de las políticas del gobierno local; la responsabilidad de la ejecución de las políticas atañe a los miembros.

Principio VII

Abstenerse de cualquier actividad política que podría socavar la confianza pública en los administradores  profesionales. Abstenerse de participar en la elección de los miembros del cuerpo legislativo que lo emplea.

Principio VIII

Hacer que el mejoramiento continuo de la capacidad profesional del miembro sea un deber, así como el desarrollo de la competencia de los empleados en el uso de las técnicas administrativas.

Principio IX

Mantener a la comunidad informada sobre los asuntos del gobierno local; promover la creación de comunidad entre los ciudadanos y todos los oficiales del gobierno local; enfatizar el servicio amistoso y cortés hacia el público; y tratar de mejorar la calidad y la imagen del servicio público.

Principio X

Resistir cualquier usurpación de los deberes profesionales, bajo el precepto de que el miembro debe estar libre para llevar a cabo las políticas oficiales sin interferencia , así como para manejar cada problema sin discriminación sobre la base de los principios y la justicia.

Principio XI

Manejar todos los asuntos del personal sobre una base del mérito, para que la justicia y la imparcialidad gobiernan las decisiones del miembro, en cuanto se relacionan a los nombramientos, ajustes salariales, ascensos, y la disciplina.

Principio XII

No buscar favores; creer que el crecimiento personal o la ganancia lograda por medio de la información confidencial o mediante el mal uso de la confianza pública es deshonesto.

Declaraciónes de Ideales de ICMA

La Asociación Internacional de Administración de Ciudades y Condades ICMA (por sus siglas en inglés) fue fundada con el proposito de preservar los valores y la integridad de los gobiernos y democracias locales representativas; con la dedicación de promover la eficiencia y la efectividad en la administración y gestión de los servicios públicos.  Para satisfacer el espiritu de dicho cometido, la Asociación trabaja para mantener y elevar la confianza de los ciudadanos en el gobierno local, para alcanzar equidad y justicia social afirmando la dignidad y los derechos de los individuos, y con ellos, mejorar la calidad de vida de las comunidades.

Los agremiados de ICMA dedican fielmente su vida profesional a la administración de los servicios públicos.  Fomentando y garantizando la confianza de los ciudadanos, sujetándose a los más altos ideales de excelencia administrativa.  Los agremiados buscan:

  1. Proveer un ambiente que asegure la existencia continua y efectiva de los gobiernos locales representativos, promoviendo el entendimiento de que la democracia otorga privilegios y asigna responsabilidades a cada ciudadano.
  2. Reconocer el derecho de los ciudadanos para influenciar decisiones que afecten su bienestar, abogando por un foro significativo de participación ciudadana y expresión del proceso político, y facilitando el entendimiento de los valores y metas de la comunidad.
  3. Respetar la individualidad de cada comunidad, reconociendo la interdependencia entre los grupos y buscando siempre la promoción, coordinación y cooperación.
  4. Buscar un balance en el proceso de la elaboración de políticas a través de los valores culturales y sociales de cada comunidad.
  5. Apoyar un equilibrio entre las necesidades de la comunidad y la preservación de los recursos humanos, económicos y naturales.
  6. Abogar por una regulación justa y adecuada, así como por la oferta de servicios públicos, reconociendo que las necesidades y expectativas referentes a estos varían a lo largo de la comunidad.
  7. Desarrollar un gobierno local dinámico que sea sensible a las necesidades de la ciudadanía; que continuamente sé auto-evalué y busque a través de técnicas y tecnologías la forma más efectiva de servir a la comunidad.
  8. Afirmar el valor intrínseco del servicio público, creando un ambiente que inspire a la excelencia y fomente el desarrollo profesional y personal de todos los empleados del ayuntamiento.
  9. Buscar un balance en el crecimiento de la vida profesional, intelectual y emocional.
  10. Demostrar un compromiso con la ética profesional y sus ideales, apoyando a los colegas a mantener estos ideales.
  11. Tomar la iniciativa para crear diferentes oportunidades, ya sea de vivienda, empleo o culturales, en cada una de las comunidades y para todos sus habitantes.